----------------------------------------------------------------------- -----------------------------------------------------------------------
English - Italiano - Deutsch - Français - Português - русский

Con Pina Bausch desaparece toda una época / Damaris Calderón


foto de autor

Damaris Calderón Campos (La Habana, 1967)

 
   Poeta, pintora y ensayista. Ha publicado Con el terror del equilibrista (1987), Duras aguas del trópico (1992), Se adivina un país, Guijarros (1ª Edición: La Habana, 1994, 2ª Edición: Santiago de Chile, 1997), Duro de roer (Santiago de Chile, 1999 2ª edición, Ediciones Unión, La Habana, Cuba, 2005), Babosas: dejando mi propio rastro (Ediciones Las Dos Fridas, Santiago de Chile, 1998), Sílabas. Ecce Homo, (Santiago de Chile, 2000, 2ª Edición, Letras Cubanas, Cuba, 2001) Parloteo de Sombra (Ediciones Vigía, Matanzas, Cuba, 2004), Los amores del mal (El Billar de Lucrecia, México, 2006), El Arte de aprender a despedirse (Ediciones Albadón, Cuba, 2007), La extranjera (Editorial Cauce, Cuba, 2007) y El infierno otra vez, antología personal (Ediciones Unión, La Habana, 2008). En 2009 presenta en la Feria Internacional del Libro de La Habana Los cuatro puntos cardinales son tres: el sur y el norte. Panorama de la poesía chilena, compilada por Calderón y publicada bajo el sello editorial Arte y Literatura (La Habana, Cuba).

   Radica en Chile.
 

Con Pina Bausch desaparece toda una época

-poema inédito acompañado de dos pinturas de la autora-


El

“LA COREÓGRAFA MÁS GRANDE
DEL MUNDO HA MUERTO”.
Una mujer vestida de negro,
de apariencia insignificante,
con zapatos de hombre
se sienta en el teatro en la última fila,
se levanta, se inclina con dificultad
como si le pesara su propia grandeza.
Un país terminal, donde la mujer irradia su luz.
Yo me inclino sobre ti a duras penas
y te digo que va desapareciendo todo lo grande.
(Tu boca
todavía entra en la mía como una rama fresca).
Ahora que estamos vivas no somos dioses,
crujimos hueso con hueso.
La mano
que escribió el poema
no derrotó a un ejército pero alcanzó tu cuerpo.
Sin gestos enfáticos, sin representación.
Cuando desaparece todo lo grande,
cuando el frío muerde mis rodillas
y mi lengua se llena de ceniza,
pienso en los cuerpos que danzan hasta la extenuación.
Toco madera,
toco fondo,
pienso en ti.D

El

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

© 2010 Revista Desliz 3 | Diseño de TNB/Desliz | Webmaster Desliz