----------------------------------------------------------------------- -----------------------------------------------------------------------
English - Italiano - Deutsch - Français - Português - русский

Dossier: 10 jóvenes poetas de Santiago de Cuba / Oscar Cruz Pérez


foto de autor

Foto de  http://lacarreradelsiglo.blogia.com


GESTOR DEL DOSSIER: Oscar Cruz Pérez (Santiago de Cuba, 1979)

 
   Poeta y editor. Licenciado en Historia por la Universidad de Ciencias Pedagógicas “Frank País”. Ha obtenido numerosos premios de poesía. Tiene publicado Los malos inquilinos (Ediciones Unión, Premio David 2006) y (Editorial Letras Cubanas, Premio Pinos Nuevos 2008). Obras suyas han sido publicadas en diversas revistas y antologías. Es editor de Ediciones Santiago y coordina la Revista “La Noria”.

 

10 jóvenes poetas de Santiago de Cuba

-dossier inédito de jóvenes poetas santiagueros-


Leandro Báez Blanco (1978)





Leandro Báez Blanco (1978)

foto de autor 
   Poeta y narrador. Licenciado en Comunicación Social y Periodismo por la Universidad de Oriente. Ha obtenido diversos premios en certámenes literarios. Aparece en la Antología Cuatro rostros de la palabra (Ediciones Santiago, 2004) y el Diccionario de Escritores Santiagueros (Ediciones Santiago, 2005). Obras suyas aparecen en varias revistas. Es profesor de Semiología en la Academia de Artes Plásticas de Santiago de Cuba, guionista de radio y fue Vicepresidente Nacional de  la AHS del 2006 al 2008.

 



RES_petuosidad en tu alteración          ¿del orden?

performance
giro perturbador
toque eléctrico             como preparatoria          eso        la
PRE_paratoria

         muje con filo / punta / bestialidad minimizada
bouquet o apetito

Hicieron auditoria en centros vacunos
un mataor no es un mataor       no es un filo
rómpelo ahora / estimula /
vende costillas /

un happening            así en términos post
nos envía al mes       las conclusiones

compañeras y compañeros
anuncio en el marco
                                          “INTER_vención”









Ellos cotizan bien contentos

Avansamos o no
y sin embargo        se mueve

Pintan de rojo       conformes       con forúm

una correa sustituye
la rueda ya des-dentada                fúndela_CON_fundela_ 
aquella misma, trueque

EX_porta esa redondez             no recicles

Importa_la

Circularidad ¡¡¡D



Oscar Cruz Pérez (1979)





Oscar Cruz Pérez (1979)

foto de autor 
   Poeta y editor. Licenciado en Historia por la Universidad de Ciencias Pedagógicas “Frank País”. Ha obtenido numerosos premios de poesía. Tiene publicado Los malos inquilinos (Ediciones Unión, Premio David 2006) y (Editorial Letras Cubanas, Premio Pinos Nuevos 2008). Obras suyas han sido publicadas en diversas revistas y antologías. Es editor de Ediciones Santiago y coordina la Revista “La Noria”.

 



LA ENCOMIENDA


vigilado
por libreras cuchicheantes,
pregunté: si conservaban
un ejemplar de El libro de los muertos.
una de las tembas contestó: aquí no sabemos
de eso muchacho, nosotras estamos vivas,
estamos
calientes y con ganas de pelear. si quieres pelear
cómprate un gallo: le dije. no soy tu salvador.
solo pregunté: si conservaban
un ejemplar de El libro de los muertos.




OBERTURA 2


volvamos a Proust.
dejemos al ave sitiando su carroña.
dejemos al hombre claveteando su cruz.

nada que suavice nos conviene.
limpiemos con cloro nuestra casa.
saquemos de adentro la basura.
estamos hincados desde siempre.
borremos nuestras marcas.
volvamos a Proust.D


Gizeh Portuondo (1980)





Gizeh Portuondo (1980)

foto de autor 
   Narradora y poetisa. Licenciada en Cibernética por la Universidad de Oriente. Graduada del curso de Técnicas Narrativas Onelio Jorge Cardoso. Ha obtenido varios premios en concursos de poesía y narrativa. Textos suyos aparecen en revistas y antologías. Tiene publicado el libro de cuentos Por el miedo al absurdo (Ediciones Santiago, 2006). Aparece en el Diccionario de escritores santiagueros.

 



TRAUMA


En mi cabeza hay una caja de Pandora,
que ayer abrimos discretamente
Fue bueno y eterno,
muy eterno
Ciertas heridas en el cráneo son imposibles de cerrar.
 



CUANDO DESCUBRO QUE TODOS LOS SABIOS YA ESTÁN MUERTOS


Miro la televisión y la sombra me intoxica
Busco una computadora escribo un correo me siento
menos sola
Edipo Rey no se quedará ciego los médicos volverán a
colocarles los ojos
Todas las tragedias rescriben a los clásicos
Este es el hombre más evolucionado
Los vikingos descubrieron antes la América pero mejor
darle el mérito a Colón
Ilusión de espiral marxista
Dialéctica inamovible
El 2012 sonará en la prensa como el fin maya
Piensas pero no existes
Retórica budista del ciclo eterno
Razón de la vida cohabitar no importa inerte tener
huevos
Si Cristo no estaba equivocado otros cayeron detrás
de él aunque no fue
el primero
Y ahora mismo este poema ya ha sido escrito
Yo Fénix me comería mis cenizas.D



Yansy Sánchez (1981)





Yansy Sánchez (1981)

foto de autor 
   Poeta. Licenciado en Filología por la Universidad de Oriente. Ha obtenido numerosos premios y menciones en certámenes. Textos suyos aparecen publicados en revistas y antologías. Tiene publicado los libros de poesía Maldita Sea (Editorial Letras Cubanas, Premio Pinos Nuevos 2006) y Té para los bárbaros (Ediciones Santiago 2005). Aparece en la Selección Cuatro rostros de la Palabra (Ediciones Santiago 2004) y en el Diccionario de escritores santiagueros (Ediciones Santiago 2005).

 



EXPÓN TUS ESCROTOS A LA INTEMPERIE


al campaneo impreciso contra el límite de
piernas
al choque con el borde de las rocas
que la torpeza ambiental los endurece
A las niñas incluso que hizo el Padre
con el fin apacible de engullirlos
La torpeza ambiental y la junta con las
bestias
que emparienta nuestras pieles con el cuero
disimula el dolor la condición humana


Expón tus escrotos y tus ojos y todo lo blando
que por costumbre de hombre se protege


Expón tus escasas ventajas de ser hombre
y así         errante e inadaptado
intenta pujar contra corriente
donde andar es imposible si igual no eres de
agreste
“La aldea no es noción que transforme”
Nadie halla el punto que concilia cuando raya
la aspereza
Lo blando que expones al rigor
no será más carne trivial:
El ciclo con las piedras lo armoniza
Es decir           tus escrotos en la aldea
expuestos sin reparo a la intemperie
torpeza contra torpeza
hasta que no sangren.D


Reynier Rodríguez (1982)





Reynier Rodríguez (1982)

foto de autor 
   Poeta e investigador. Licenciado en Letras por la Universidad de Oriente. Ha obtenido diversos premios en certámenes de poesía. Compiló junto a Yamil Sánchez los trabajos del volumen Nombrar a Martí (Ediciones Santiago 2008). Aparece en la antología Cuatro rostros de la palabra (Ediciones Santiago 2004) y en el Diccionario de escritores santiagueros (Ediciones Santiago 2005). Tiene publicado el libro de poesía Sobre piedras (Ediciones Santiago 2009) Artículos y ponencias suyas aparecen publicados en revistas y actas de eventos nacionales e internacionales. Es editor de las Ediciones Santiago y guionista de espacios radiales.

 





Crónica Roja


Escribo al dorso de la Historia,
aupado por los sueños de Hippolyte Piron,
cronista del folklore        y las mascaradas:


La plaza vestíase de barracas, cubríase de
toldos, y las péncas de las palmas y cañas
de bambú, entrelazándose con telas de
colores rojos y amarillos, daban un 
aspecto pintoresco al sitio de general 
regocijo.


Mas no vale la pena
escalar por las calles del barrio francés
hasta la Plaza de Armas.
Deslucen ahora allí las peleas de gallos,
y como es mil ochocientos noventa y tres,
todos prefieren ir a la Alameda,
admirar sus fantásticos faroles        traídos de
New York.
Reluce el arbolado:


Una banda militar tocaba en un pequeño 
lugar adornado con una fuente y dejaba 
escuchar un trozo de ópera, que alternaba 
con valses y rigodones.


De nuevo es 2009.
La historia recogida es sepia/alucinógena
telúrico ademán
que aviva la memoria del paso de Hippolyte
Piron            por la Alameda:
hoy reducida a máscaras y a humo,
eterno carnaval de los que arrastran — humildes
—, su dolor a las cervezas.
Se escuchan en sordina aquellos ecos.
La lluvia arrastra el grito de los aires,
la campana, el reloj incandescente.
El tiempo se detuvo en él
y esos poetas que cantan al olvido y al silencio.
La última cita es nuestra desmesura.


Desde mil ochocientos noventa y tres no hay
tiempo,
no hay fecha ni lugar,
no hay gris en la Intendencia.
No hay gallos ni tranvías, ni cataclismos.
La ciudad va a estallar de un incendio.D



Yunier Riquenes (1982)





Yunier Riquenes (1982)

foto de autor 
   Narrador y poeta. Licenciado en Letras por la Universidad de Oriente. Graduado del curso de Técnicas narrativas Onelio Jorge Cardoso. Ha obtenido numerosos premios en cuento y poesía. Tiene publicado los libros de cuentos: La llama en la boca (Ediciones Bayamo 2004); Quién cuidará los perros (Ediciones Santiago 2007); Lo que me ha dado la noche (Editorial Oriente 2008); la novela Los cuernos de la luna (Ediciones Bayamo 2006) y el libro de poemas Claustrofobias (Editorial Letras Cubanas, Premio Pinos Nuevos 2008). Obras suyas aparece en revistas y antologías. Trabaja en el Centro de Promoción Literaria “José Soler Puig”.

 


Estos no son tiempos de doler. Si mascullas
¡ay!,  te  salen  marcas  en  la  piel. Te  salen
marcas,  pero no eres un tigre. Si mascullas
¡ay!, pasas  a  formar  parte de otras  filas  y
se rompen las botas, o no te tocan botas.  Si
mascullas ¡ay!, pasas a  ser  un marcado sin
perdón, y desapareces.



EMBARCACIONES
Para Alejandro y Yuny

Han  situado  las embarcaciones  en  lo más
oscuro de la costa, allí el viento es tranquilo
y   fiero.   Levantaron  faroles  y   velas  para
evitar  las colisiones. Han tenido que borrar
de  la memoria el sabor del café, el portal de
la  casa  donde se  sentaban  al  atardecer,  y
los álbumes.

Es    preciso     olvidar,      desterrarlo   todo,
desterrarse.  No    saben     cuál      será     la
embarcación, pero se mantienen a  remo  y
vela. Ninguno sabe cuál empujará el viento,
siempre aparecen ráfagas para confundir. Y
ese   viento   no   los   arrastrará   donde  los
hombres no   saben  de  la   tristeza.   Ah,  la
tristeza,  también  los  alcanzará  en aquella
esquina, querrán volver a otros  rumbos,  al
punto de partida.

Segundo    a     segundo      se       incorporan
embarcaciones   aunque   no    sople   viento
alguno   ni   tengan  una  luz  para  evitar las
colisiones.  Llegan  muchos  desde  diversos
flancos,  hay  que  arribar  a cualquier orilla,
alejarse  del pedazo que naufraga. Tóquense
el lado izquierdo, ya no se llama corazón, no
queda  en  el  pecho. Las  aflicciones  se  han
(in)vertido   sobre   ellos.   El    amigo  no  es
siquiera   un  vago  recuerdo. Nadie  sabe de
mañanas  con   sol,   de  la neblina. Ya nadie
sabe, nadie sabe nada.D



Javier L. Mora (1983)





Javier L. Mora (1983)

foto de autor 
   Poeta y crítico. Cursó estudios de Filosofía en la Pontificia Universidad Urbaniana de Roma, Italia. Es estudiante de Filología de la Universidad de Oriente. Ha obtenido entre otros: Premio “Luisa Pérez de Zambrana”, 2008; Premio “Medalla del Soneto Clásico”, 2009.


 



EJERCICIO DE APRECIACIÓN


nothing
más que un lapso ridículo de frío en la ventana abierta.
niente
rien
más que un lapso de frío
más que un lapso ridículo de frío en la ventana abierta.
nichts
(sigo viendo el cuadrado
me quedo fijo):
NADA
porque donde debió decir “estoy cansado de tanta mierda
igual”, está escrito:
“tus tísicos tumores me defienden, debajo de las
sábanas”.



REDONDEL


¿Verdad señor, que  mientras  otros  hablan de
patos y gallinas, y  de  cuchillo como  granjeros
de la literatura, el  pájaro se muerde la cola sin
mutilarse?



MI NIETO EN ALEMANIA


“[…] todo bien.
Ya tengo trabajo.
La señora Hol-Stein (de F-1 y 2) está de
vacaciones (hace 50). Sólo me escribe una c
arta certificada de vez en vez de 6 a 11 o.
zeta”.D



Rodolfo Tamayo Castellanos (1983)





Rodolfo Tamayo Castellanos (1983)

foto de autor 
   Poeta y narrador. Estudiante de Filología en la Universidad de Oriente. Ha obtenido diversos premios en certámenes literarios. Tiene publicado el libro de poesía Ciudad bajo asedio (Ediciones Santiago 2005). Obras suyos aparecen en revistas y antologías. Fue compilado en la selección Cuatro rostros de la Palabra. También aparece en el Diccionario de escritores santiagueros. Es graduado del curso de técnicas narrativas Onelio Jorge Cardoso.

 






REQUISITOS PARA HACERSE SANTO


Habrá que jurar sin la mano puesta en  las
bañistas, gritar en jerga, en arameo  brutal
su inexistencia. Habrá que olvidar al califa
proveedor   del    Tokonoma/    envidiables
morenas  al   otro   lado   elevan   el  ritmo:
firme-libre-convertible.  Habrá  que asistir
en desbalance, en  retaguardia.  Decir: hijo
mío,   por    ese   lado   no   llegarás   al  sur.
Quemar  los  libros de  Sade, establecer vía
crucis,  empalamientos,  trabajar  la ganga,
venerar    la   estrella   que    se   alquila    y
enajena.   Habrá  que   hacerse  el sueco, el
camaján,   entregar   el   home,     adular   a
Torquemada. Jurar que resisto bien fuerte,
con los ojos cerrados.




FRAGMENTO DESTINANDO A LA PAPELERÍA DEL BAÑO


Aquellos que traicionan, los que dan la otra
mejilla, escupen sangre /
el emblema,
cuestionan el orden y la fe.
Quienes son benévolos, ásperos, ilusionistas y
están obligados a defender /
aplaudir las cerraduras, los tragafuegos, los
corruptibles. Los perseguidores,
conversos, moralistas; los que están a favor, los
que exigen estar en contra.
Aquellos que sueñan, razonan, emigran, los que
viven y dejan vivir,
los mitómanos, los suicidas.
Se les prohíbe ser justos                        tolerantes.
Se les prohíbe, bajo cualquier pretexto
                                                                                    la
esperanza.



Tomás de Torquemada
Acta de Inquisición. Sevilla.
1481.D



Ramón Muñiz (1987)





Ramón Muñiz (1987)

 
   Poeta y narrador. Estudiante de Filología de la Universidad de Oriente. Aparece en la selección de Cuentos Para subir al cielo (Ediciones Santiago 2007). Ha obtenido varios premios y menciones en concursos. Ha escrito programas de radio.

 



LA CRIATURA DEL ICEBERG



En la montaña        en lo brumoso
en lo crepuscular
                                     habita la criatura del iceberg.


Criatura que amanece en el vacío
la vida encorchada en la botella
su esencia es la vela de la nieve
sus manos dos cuerdas que se atan antes de ese
gesto…
su cabeza de acero y dentro clavos que arden.


Criatura apolillada que se asusta
ojos absortos          la piedra en la piedra
el aire en el aire el río en el río


Criatura que no tiene muchas calles
pocos llegan a sus calles sin asfalto          sin luces
pocos desentrañan el mapa de esas calles


Criatura que se encierra tras las puertas de las
horas
que se apaga con la respiración del moribundo
y es como si del abismo salieran los gorriones
y es como la lluvia que sale de las nubes
criatura en la criatura en la montaña en lo
infinito.
Veo la luz de la cabaña
                               las velas
                               amarga luz.D



Daniel Liens (1989)





Daniel Liens (1989)

 
   Poeta. Estudiante de filología en la Universidad de Oriente. Ha obtenido varios premios como el “Luisa Pérez de Zambrana 2006” y el de los “Juegos Florales 2007”.

 


LOS DESIGNIOS DE LA GUERRA

1
si detuviera el  tiempo en los portales donde
en la noche se reúnen los amigos los míticos
ladrones  redentores  emigrados  del  sur  de
todas partes y emprenden a la carga con  sus
armas  su  rabia  del  brillo  de  la  muerte  su
despreciable  rencor  inmemorable y su aura
de jinetes que  iniciara  el  apocalipsis contra
los grupos  germanos ante la plaza roja. si no
fueran los mismos que  saquearon la historia
de  los  pueblos  para  venderla  luego  en  los
mercados.  los  protestantes  los  políticos los
negociantes de paz. no supe que  ya  eran  un
ejército más numeroso y  fatal que  el  de  los
hunos (que tuvo  por  misión  sembrar terror
sobre la tierra) o  que los muertos seguidores
de un dios  y  no de un temerario semejantes
al   ejército  de  marte. no  supe  qué  querían
qué podía hacer por ahuyentarlos.  la  ciudad
era la ruina el templo a  orillas del  río donde
nuestros    ancestros  rezaban  sus   plegarias
hacían   la  fiesta y  el  sacrificio mortal de los
infieles en cada nacimiento.
ciudad de espera. ciudad aparecida.
pregunto: ¿y si no hubiera pasado todo esto?D

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

© 2010 Revista Desliz 3 | Diseño de TNB/Desliz | Webmaster Desliz